Tag Archives: Violeta Parra

Trovadores y poetas

Por Edmundo Mourebob

…Vi diez mil oradores de lenguas rotas
Vi pistolas y espadas en manos de niños pequeños
Y es dura, dura, dura
Muy dura la lluvia que va a caer…

                                                           Bob Dylan

           Sí, un trovador estadounidense ha remecido el ambiente musical y literario de Occidente. La Academia Sueca, en un proceder inédito y sorpresivo, ha otorgado el Premio Nobel de Literatura al cantautor Bob Dylan. ¡Enhorabuena!

PARA UNA HISTORIA DE CHILE EN MINIATURA O cinco pequeños grandes episodios nacionales que usted se perdió

Por Andrés López Umaña

A propósito de la elección de Camila Vallejo, una vez más, como Personaje Destacado del Año, la nombradía internacional efímera o no, que alcance nuestro país, suele convertirse en un curioso tema de debate. Desde los buenos (y apócrifos) tiempos de la elección decimonónica de la bandera y el himno más lindos hasta el espectacular rescate de los 33 mineros, los malentendidos y chauvinismos de toda clase acaban imponiéndose como verdades históricas absolutas en el inconsciente colectivo. Claro está que el galardón de la pequeña y lúcida dirigente estudiantil de luminosos ojos constituye todo el reconocimiento a un arquetipo hoy en plena vigencia. Su parangón con el personaje del año 2011 de la revista Time, El manifestante, confirma la tendencia. Y sin embargo, extrañamente, los chilenos tienden, esta vez, a minimizar la noticia. Raro, porque nuestro país, tan pequeño e insular, aislado por una geografía estruendosa pero avara, parece requerir del estímulo constante a su autoestima, como nuevo rico acomplejado con hábitos propios de suburbio.

EN LA MORADA DE LAS SOMBRAS

Colaboración del escritor y poeta Hernán Ortega Parada

 

  Con motivo de que Cactuscultural.cl se encuentra cumpliendo por estos días su primer año de vida, casi como un presente -el escritor y poeta Hernán Ortega Parada- que a incios de los años ochenta dirigia la mítica Revista de Literatura Huelén -que nace como una prolongación del Taller Literario Huelén que bajo la dirección del brillante ensayista chileno Martín Cerda funcionaba al alero del Ghoete Institut- nos ha enviado una entrevista exclusiva con el poeta Raúl Zurita, realizada en La Morada de las Sombras, una antigua casona en la esquina de Avenida España con Blanco Encalado donde por aquellos días funcionaba la Revista Huelén:

 

(Texto final del artículo “Zurita ¿Infierno o paraíso?”, escrito por Juan Martel, seudónimo ocasional de H. Ortega P., para la revista literaria “Huelén” Nº 10, Santiago, Agosto 1983).

 

Una muerte que no es muerte: Réquiem para un Hombre Justo

Fernando Castillo y su esposa Monica Echeverría

Por José O. Paredes

 

“Cuando le dije a mi querida Mónica que Sinfronteras iba a publicar el libro de su hija, me sonrió con esa risa hermosa que tiene y sus ojos se le deben haber iluminado. Y me autorizó para hacerlo; lo único que le pedí es que Don Fernando escribiera una especie de prólogo, como para salvaguardarme de cualquier cosa que pudiera hacer la dictadura en mi contra. Lo que escribió Don Fernando es tan iluminador, que aún hoy es vigente. Me conmueve enormemente el valor de sus palabras sabias; y me honra hasta la emoción haberlo publicado en ese triste, valeroso y tan consecuente libro de su amada hija.”

Con Genaro Prieto: “Cantor de Oficio”

Por  Jorge Calvo 

Genaro Prieto: Fundador y primera voz del conjunto Aymara a comienzos de los años 70, proviene de una familia de “musicantes” como él mismo suele afirmar. Su padre, Don Rafael Prieto Sánchez, tocaban el violín acompañado en el piano por su hermana, la señora María Teresa Prieto Sánchez, en los tiempos del cine mudo, en el ya desaparecido y hermoso Teatro ex Rogelio Ugarte, luego ex América y hoy barraca de perfiles de aluminio, en la calle Ñuble, entre Sierra Bella y calle Lira, justo frente a la Plaza Bogotá. El barrio en donde Genaro nace en 1951. Mario Prieto, su hermano mayor sería primer violín de la Sinfónica de Chile y fundador de la Filarmónica de Chile (y padre dela excelente interprete de boleros Carmen Prieto) El otro hermano; Sergio Prieto también violinista viviría una época dorada a lo largo de varias décadas como concertino de la Sinfónica de la Ciudad de Basilea. Y, por estos días su hija Fernanda Prieto ha cosechado éxitos y reconocimientos como violinista clásica. Por tanto no es de extrañar que Genaro Prieto desde temprana edad mostrara un claro y rotundo talento musical, desde muy joven compuso texto y música para canciones y, a la temprana edad de 20 años fue uno de los 16 finalista en el Tercer Festival de la Nueva Canción Chilena cuyo premio consistía precisamente en el honor de ser seleccionado para el Festival, que en esa ocasión fue realizado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la República y las canciones fueron presentadas en el Estadio Chile junto a cantautores ya consagrados de la talla de Víctor Jara y Patricio Manns.

En los difíciles años de fines de los setenta me toco compartir diversos escenarios en actividades culturales con Genaro Prieto y siempre me impresiono la forma en que la gente –el público recibía una de sus canciones que yo considero de primerísimo nivel, y luego, grande sería mi sorpresa cuando ya, a fines de los ochenta, encontrándome en casa de un amigo chileno en la remota ciudad de Upsala, conversando sobre las cosas inolvidables que uno se lleva al exilio, de pronto se pone de pie y me dice: “Mira, te voy a poner una canción…” Presiona un botón de la casetera y comienza a sonar “El Hombre del Sur”… Entonces dice; yo la escucho cada mañana, antes de salir al trabajo y nunca se me olvida quién soy y que hago aquí. Muchos años más tarde, una noche de invierno del 2009, coincidimos con Genaro en una velada cultural con gente joven y algunos ilustres desconocidos, y Genaro sin decir que él había compuesto esa canción, va y la canta; entonces, cuando los últimos acordes aún vibran en el aire- uno de los hombres mayores presentes en la reunión dice: A mi suegro le encantaba tanto esa canción, que cuando falleció, mi mujer hizo tallar unos versos de la canción en el mármol de su tumba” sus mano su voz  su equipaje la simple verdad de la flor -y termina con esta frase- nunca he sabido quién es el autor de la letra. No podía creer que fuera el mismo Genaro Prieto, que acababa de cantársela en vivo, ahí presente…

Genaro Prieto ha conversado en exclusiva con Cactuscultural.cl

En construcción – Teatro experimental

 

Trabajo escénico experimental de teatro,  danza,  música y  cine

Aquí estoy yo gritando sin saber como demostrar nada..

Vladimir Mayakovski

 

Voz femenina:  Al principio fue la mujer

(Al llegar los espectadores al patio de luz, ven una barca que podría ser la de los argonautas, flotando en una extraña especie de muelle intemporal. Al fondo del escenario, amanece en el mar. Se oye el rumor de un mar calmo y el canto de algunas aves de la playa. Nubes negras se agolpan en el oriente. La barca se bambolea impaciente. Casi es la imagen de un caballo marino de la mitología. No es un barco reconocible. O es una nave simplísima o casi un submarino atómico. En primer plano escucha el espectador el quejido de sus maderas y los golpes de su flotar incesante. Las amarras se tensan y relajan. La inmensidad del mar se colorea; entre los nubarrones amanece un rayo de oro que recorta en contraluz los perfiles del puerto)

Así fuimos recibidos los 15 espectadores que ese Sábado 8 de diciembre en la  casona  en construcción de la calle Garcia Reyes, en el  patio debajo de una palmera colonial.. y a medida que la obra se desarrollaba eramos guiados hacia distinta habitaciones  transitábamos escenarios ataviados con luces, sonidos y voces todo en un cáos , Luminoso y atrapante.

Presentación del libro LAS AGUAS BISIESTAS, DE SERGIO INFANTE.

Aguas Bisiestas

Por Waldo ROJAS.

 

En el marco de la  27E FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE SANTIAGO, el día sábado 3 de noviembre 2012, Waldo Rojas, Ensayista, Profesor de Historia en la Universidad de Paris I PANTHÉON-SORBONNE, y uno de los poetas destacados de la generación del 60, al presentar el libro Aguas Bisiestas de Sergio Infante dijo:

“Es en parte por el hecho de compartir esta misma experiencia de exiliados, expatriados del suelo y de la lengua maternos, que no dudé un instante en aceptar la invitación antes siquiera de tomar conocimiento del contenido del libro. Pero la verdadera razón, en rigor, son dos:
La una: Sergio Infante es por cierto un poeta de trayectoria, un hombre de letras de vario ejercicio, un universitario prestigioso. En más de una ocasión la poesía nos ha reunido en el aquí o allá de nuestros itinerarios nómadas. La otra razón ha tenido que ver con que el título del libro, Las Aguas Bisiestas, que anunciado con todas sus letras en el mensaje invitador, picó de inmediato y doblemente mi curiosidad. La de poeta, claro está, como la de historiador.
El adjetivo “bisiesto”, como se sabe, deriva del latín bis sextus dies ante calendas martii, que correspondía a un día extra intercalado entre el 23 y el 24 de febrero por Julio César. El 24 de febrero era el sexto día antes de las calendas (primer día del mes) de marzo. Bisiesto o ‘bisextil’ (del latín bisextilis) es, pues, aquel día retráctil que merodea cual fantasma el calendario y que durante cuatro años falta al llamado. Helo, pues, aquí asociado poéticamente al líquido elemento.
Aguas en la poesía y la escritura las ha habido de toda eternidad; desde ya entre los presocráticos, y con ellos el mismísimo Anaxágoras, quien hacía del agua nada menos que la matriz del Aire, del Fuego y de la Tierra. Un agua que podríamos llamar primordial. Pero, ¿hay aguas bisiestas?