Tag Archives: poesía

Entre voces de tormenta (poesía)

 

El día que nuestras vidas cambiaron.

   En aquel entonces cumplir quince años constituía un acontecimiento memorable. Se celebraba en grande y señalaba el inicio de la juventud, por ejemplo a muchas jovencitas se las autorizaba a pololear a partir de esa edad, y yo cumplí 15 años el día 13 de agosto de 1973, justamente un mes antes del Golpe Militar que derribo al gobierno de Salvador Allende. A mi fiesta de cumpleaños invité -por supuesto- a muchísima gente, y sólo años más tarde, haciendo memoria caí en la cuenta que todos eran de la Jota y ocurrió que para aquel mismo día la Jota tenía programada una fiesta diferente. De modo que me conformé con mis amigas de la cuadra y unos amigos de mis hermanos. Al final igual se armó un grupito y tomamos chocolate, cantamos “el apio verde tu you” y hasta bailamos, a go-go, los lentos de Roberta Flack  con killing me softly y por supuestos los reyes; The Beatles y el Yellow Submarine, y la fiesta se prolongó hasta la medianoche. A pesar de que vivíamos tiempos difíciles recuerdo que aquella fue la última vez que lo pasé bien, después mi vida cambiaría para siempre y tanto yo como mi familia nos internaríamos en un largo y oscuro túnel de experiencias diferentes y muchas veces desagradables.

Los años oscuros también se escribieron

Dra Eugenia Toledo Renner

Por Dr. Eugenia Toledo Renner,

Temuco, Chile, 2013

 “Anoche al acostarme / escuché ladridos / en algún lugar del campamento. / Y NO ERAN PERROS.”

 (Aristóteles España)

 Sostengo en mis manos un libro que me ha enviado Jorge Calvo desde Santiago. Su título: La libertad no es un sueño. Antología poética. Prólogo de Julio Cortázar. Editorial Signo Ltda., Santiago de Chile, 2013.

La importancia de esta Antología es evidente. El título se lo dio Cortázar con sus palabras, porque ésta es una recopilación de poesía chilena de la resistencia, editada hace 40 años durante la dictadura con poemas de reconocidos chilenos y otros poetas anónimos. Contiene poemas del exilio, las cárceles, los campos de concentración y de la clandestinidad.

Raúl Silva-Cáceres que en el año 73 era agregado cultural en Paris además de crítico y poeta chileno, compiló después del 11 de septiembre estos poemas para publicarlos fuera de Chile, por supuesto. Pero no pudo hacerlo. Luego los guardó por mucho tiempo hasta que se los envío en una caja a su amigo el escritor Edgardo Mardones. Alexis Vega Bueno, uno de los creadores de Signo Editorial,  compañero de ajedrez de Mardones junto al autor Jorge Calvo, decidieron publicarlos en la forma de este soporte libro. Y aquí está 40 años después. Sin duda, no es un sueño, sino una realidad:

Esperó el doble que la cigarra, pero logró hacerse oír: La libertad no es un sueño, Memoria poética.

Por Sergio Infante

Esperó el doble que la cigarra, pero logró hacerse oír: La libertad no es un sueño, Memoria poética. Antología compilada por Raúl Silva-Cáceres y Edgardo Mardones, con la colaboración de Jorge Calvo, Editorial Signo Limitada, Santiago de Chile 2013, 150 páginas.

“Lo primero que se infiere del proyecto, iniciado por el catedrático de Literatura Raúl Silva Cáceres y por el escritor Edgardo Mardones, es el carácter representativo y la presencia de una poesía de calidad. Ambas cuestiones no siempre son fáciles de armonizar, menos aún en una situación de exilio donde campea la dispersión, al tiempo que lo ideológico opera, por lo menos en los primeros años, como una falsa y, a la larga, nefasta ilusión centrípeta. Hay en esta antología una voluntad por resistir culturalmente la fragmentación propia de una derrota política, esto se consigue buscando las expresiones poéticas de todos los sectores posibles. La estructuración posterior reflejada en el orden del libro da cuenta de que no se trata de una recopilación al azar: I Poemas en el exilio, II La poesía en el interior. Cárceles, campos de concentración y poesía clandestina anónima. III Poetas del interior. IV Canciones de la resistencia. Es decir se buscó y se ordenó la poesía donde pudiera encontrarse, desdeñando la comodidad de incluir únicamente a los poetas conocidos que estuvieran en Chile o en el exilio.”

La Cuerda

María Lorena Tiraferri Arze (Santiago, 1965). Poemas suyos aparecen en algunas revistas y antologías como Nunca/nunca (2008). Publicará próximamente su primer libro de poemas; La cuerda al cual pertenecen los poemas seleccionados a continuación por Ricardo Willson. Y, actualmente trabaja en un segundo volumen; Cama de arroz. Psicóloga, egresada de Arcis, cantante.

Monólogo del Detenido Desaparecido

Gustavo Becerra

Por  Gustavo Becerra

Este texto fue leído por el actor Luis Vera este sábado 8 de junio en la Estación Mapocho, en el encuentro poético musical “Voces Vivas” organizado por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

 

Tengo Viva la Voz. Tenemos las Voces Vivas.

Aquí estoy, querida, y no sé dónde estoy.

La muerte nunca tuvo señorío y la impunidad

-otra forma de muerte- no tendrá la última palabra.

Hace un rato que vi pasar las flores camino

a la superficie, si no han llegado aún deben

estar muy cerca. ¿Quién pudo imaginarlo?

Del escepticismo literario al reencuentro con Tolo Nei: Meditaciones en el Bosque de la Hoja Seca

Gonzalo Figueroa

Por Gonzalo Figueroa Hernández

 A partir de la lectura de “Tolo Nei” del poeta Gustavo Becerra, el autor de este articulo plantea interesantes reflexiones: “Quizás el escritor deba plantearse antes de iniciar su obra: ¿Qué puedo decirle al mundo? ¿Qué nueva experiencia o conocimiento puedo transmitir a los lectores?
En su límpido poema central del mismo nombre, – “Meditaciones en el bosque de la Hoja Seca” -, el autor llega al paroxismo, al encuentro total de todos los elementos de la tierra en unidad con los trascendentes. Canta el poeta sus himnos a través de los tiempos, por boca de un eremita, monje de los años trescientos, cuya singularidad consiste en la conciencia de la aprehensión de un momento preciso de la creación. Y deja también en evidencia la confabulación entre vivos y muertos que casi levitan en ese bosque, parafraseando a poetas como Carlos Pezoa Veliz, quien renace en un agua que cae “Grácil y leve”, donde La Palabra es coronada, por sobre todos los géneros científicos y artísticos.
Desde esta interpretación, el poeta quisiera decirnos: Yo no soy ni estoy solo en este mundo. No sé en el otro, si existiese. Yo vengo y soy con mis parientes, con mis aguas y árboles y mis andares de arriero de la América Morena que aún debe ser liberada. Entonces, si Centroamérica naufraga en las violencia, y la Amazonía es devastada por máquinas a petróleo, también yo soy raíz arrancada de su tierra, me transformo en rostro sufriente de Guayasamin, o en niño descalzo de las barriadas latinoamericanas. Y a la vez, también soy esperanza de cambio, real, sostenido, desde y con mi pueblo-tierra, mi pueblo-árbol, mi pueblo castigado por los opresores de siempre.

WALDO ROJAS / CINCO POEMAS;

 

Príncipe de naipes

 

Helo aquí, barquiembotellado en la actitud de su gesto más corriente,

es el soberano de su desolación,

sus diez dedos los únicos vasallos.

Silencioso como el muro que su sombra transforma en un espejo,

nada cruza a través de la locura

de este príncipe de naipes,

este convidado de piedra de sí mismo, el último en la mesa

—frente a los despojos—

cuando ya todos se han ido.

Aquí se detuvo la soledad de la adolescencia con un fuerte silencio

retumbante,

y aquí yace él sobre sus ojos como el único brillo:

un Arlequín de Picasso, se diría, pero menos sublime

y con la espada de Damocles en la mano.

Él es el Príncipe del Naipe, “después de mí un Diluvio de agua

hirviente,

y aún todas las aguas errantes del planeta

que nunca nadie llevará hasta mi molino”.