Tag Archives: Edmundo Moure

Memorias Transeúntes – Edmundo Moure

CACTUSCultural.cl tiene el agrado de presentar a continuación y en forma exclusiva, un fragmento de la extraordinaria obra literaria que el connotado escritor Edmundo Moure, presentará este miércoles 14 de junio en la Universidad Alberto Hurtado, sala A-11, a las 18,30 horas. Harán uso de la palabra en esta ceremonia la destacada poeta y miembro de la Academia Chilena de la Lengua Astrid Fugeille y el escritor Jorge Calvo quién además es autor del prólogo a estas memorias.

Emigrantes

Por Edmundo Moure
emigrantes-de-la-coruna

Éste vaise i aquél vaise,                                                 Este se va y aquel se marcha
e todos, todos se van.                                                     y todos, todos se van.
Galicia, sin homes quedas                                             Galicia sin hombres te quedas
que te poidan traballar.                                                 que te puedan trabajar.
Tes, en cambio, orfos e orfas                                        Tienes, en cambio, huérfanos y huérfanas
e campos de soledad,                                                      y campos de soledad,
e nais que non teñen fillos                                             y madres que no tienen hijos
e fillos que non tén pais.                                                e hijos que no tienen padres.
Rosalía de Castro

Trovadores y poetas

Por Edmundo Mourebob

…Vi diez mil oradores de lenguas rotas
Vi pistolas y espadas en manos de niños pequeños
Y es dura, dura, dura
Muy dura la lluvia que va a caer…

                                                           Bob Dylan

           Sí, un trovador estadounidense ha remecido el ambiente musical y literario de Occidente. La Academia Sueca, en un proceder inédito y sorpresivo, ha otorgado el Premio Nobel de Literatura al cantautor Bob Dylan. ¡Enhorabuena!

José Balmes,Catalan Universal

Por Edmundo MoureBALMES-004

El domingo por la noche, cerca de las diez, el locutor televisivo del noticiero comunicó, en veinticinco segundos, la muerte del pintor José Balmes. Antes de eso, todos los canales chilenos dieron cuenta, durante cuarenta minutos, del fallecimiento del cantante mexicano Juan Gabriel, a quien llenaron de hipérboles elogiosas y de ditirambos al por mayor. Un periodista, especializado en “espectáculos”, le calificó como “el más grande ídolo mexicano de la canción”, resaltando su origen humilde en la ciudad fronteriza de Juárez, allí donde aún asesinan mujeres cada día. (Nadie sabe si el cursi “gorrión popular”, cargado de brillos vaporosos y lentejuelas, alguna vez usó su masiva cobertura mediática para condenar aquellos crímenes aberrantes).

   Las hermanas Machado

Por Edmundo Moure  

Antonio Machado (a la izquierda) con su hermano José, la mujer de éste, Matea Monedero, las tres hijas de ambos, Carmen, María y Eulalia, y la madre de los Machados ,Ana Ruiz.Madrid hacia 1933

Antonio Machado (a la izquierda) con su hermano José, la mujer de éste, Matea Monedero, las tres hijas de ambos, Carmen, María y Eulalia, y  la madre de los Machados ,Ana Ruiz.Madrid hacia 1933

 “Está en la sala familiar, sombría,
entre nosotros, el querido hermano
y en el sueño infantil de un claro día
vimos partir hacia un país lejano.”
Antonio Machado

Las viejas heridas

 Por Edmundo Moure

Como si se me hubiera muerto el cielo
de España me separo:
salgo en un tren precipitado al hielo
de su materna piedra, de su fuego preclaro.

Miguel Hernández

Guerra-Civil-9

Si el dolor del recuerdo se hace insoportable, es preciso olvidar. Pero no siempre logramos tender un piadoso manto de olvido sobre las penurias del pasado. Entonces, cabe hacer frente al peso de la remembranza, apelando al beneficio de la reflexión y quizá a un atisbo de sabiduría, para superar el porfiado escozor de las viejas heridas.

Los Pobres

Por Edmundo Moure

los pobres 00

Los pobres están por todas partes, surgen desde la tierra, quizá porque van a heredarla, como se dijo, aunque no se sabe cuándo ni cómo… Pero así son las profecías, promesas aún a más largo plazo que las de los políticos, esos señores que vienen anunciando la desaparición de la pobreza hace décadas, y si bien las estadísticas, que ellos mismos crean y manejan, afirman que han descendido los índices de la miseria, los pobres –que parecen ser otra cosa que la pobreza- vuelven, sobre todo a las grandes ciudades, se instalan en la periferia y, a veces, como ocurre en Río de Janeiro, trepan a las colinas que circundan la urbe y levantan sus casas a medio hacer, para luego apropiarse de las rúas.