Tag Archives: Aymara

Retrato de un artista senescente

Por Bernardo González Koppmann


Sobre la novela “El viejo que subió un peldaño”, de Jorge Calvo.
Editorial Signo, Santiago, 2015, 96 páginas.

“Y puedo revivir algo ya muerto
con sólo entonar una canción

En su última novela Jorge Calvo (Santiago, 1952) retrata una época convulsa con la certeza del relato breve que con dos o tres trazos nos describe sicológicamente personajes decadentes y cuestiones existenciales profundas. Inevitable no pensar en Poe, Maupassant, Quiroga, Rulfo, González Vera, Cortázar, Monterroso, Chéjov o Carver, por nombrar solo algunos maestros de este género literario que requiere destrezas específicas como la frase precisa, exacta, similar a un buen verso o a una sentencia sapiencial. Calvo en la presente entrega muestra de seguridad, oficio, templanza, cuando asume la escritura.

AYMARÁ: Historia de un canto valiente.

Teatro Caupolicán Junio 1977

Relato Compilado por equipo de Cactus Cultural -Jorge Calvo y Genaro Prieto

Tengo hoy día en mis  manos un documento casi prehistórico, fechado en el mes de agosto de 1973. Se trata del programa  original, que presenta un recital de música y danzas del folclor latinoamericano, a efectuarse en el Teatro Municipal de Santiago, hasta entonces reservado a la música clásica. No obstante se promete la actuación de un conjunto, que en un breve tiempo ha tenido una trayectoria meteórica, con más de treinta integrantes; un grupo de canto con voces notables y un cuerpo de baile de primerísimo nivel; con variedad de trajes y bailes típicos de las distintas regiones de la América Morena. Ya han firmado contrato para grabar su primer LP con el sello IRT. Su nombre: “Popol-Vuh”. Se trata del mismo conjunto que pocos meses más tarde, después del Golpe de Estado que tantas cosas cambio en el país, adopto el nombre de Aymara.

Los que vienen Cantando

Canción Compuesta a la limón por  Juan Genaro Sandoval y  Genaro Prieto



Sucedio a inicios de los 80, Pinochet acababa de imponer por la fuerza una Constitución que aun hoy se considera dudosa, la economía del país se internaba con paso firme en una crisis que acabaría con el cierre de seis bancos, una repentina y violenta alza del dolar, carcel para mas de un ministro y la salida de la gente a las barricadas, produciendose por primera vez “protestas” abiertas contra el regimen. En aquellos intensos y furiosos días nos juntabamos, al caer la tarde en lugares como La Vicaria Sur, en Santa Rosa -donde un día recibimos a la cantante norteamericana Joan Baez- en las peñas, en los Troncos Quemados, con Juan Vera hombre de teatro y de trenes, pertenecía al grupo El Riel, con Juan Genaro Sandoval, actor, por aquella epoca se paseaba cantando sobre el escenario del Carlos Cariola donde la compañia de Tomas Vidiella, hacia una adaptación teatral de la novela de Jorge Amado Doña Flor y sus dos maridos, nos reuniamos en el Cafe ULM de Alameda, a veces en la SECH, en el Bar El Castillo, en diversas peñas donde el otro Genaro, Prieto junto al conjunto Aymara solía interpretar Don Nicanor y luego, cuando la noche corría libre entre las lecturas improvisadas de poemas, canturreos y saludos a Vinicius a Serrat a Zitarrosa, saliamos muchas veces los cuatro -aqui me agregaba yo, Jorge Calvo–  a la ciudad de madrugada, a las calles desiertas donde empezan a colarse las primeras debiles luces de la aurora y caminabamos por las calles vacias, a veces cantando y viendo como se abrian los primeros postigos de las ventanas y mas de algun madrugador se asomaba y nos hacia como al descuido un saludo… ahi, entonces…. nacio esta canción…




Arte rigurosamente vigilado

patio eao“Cuando miro los rostros

tras el vidrio empañado

sin saber quienes son, donde van.

Pienso en ti

mi vida, pienso en ti.

En ti compañera de mis días

y del porvenir

de las horas amargas

y la dicha de poder vivir.

Laborando el comienzo de una historia

sin saber el fin.”

Cuando voy al trabajo  Víctor Jara.

Genaro Prieto: (1951) Músico y Cantautor

Nace en un entorno dominado por los efluvios de la música, su padre tocaba el violín en las tardes del cine mudo y sus hermanos conquistaron el puesto de concertino en orquestas de Europa. Genaro crece junto a una guitarra, pronto aprende a componer canciones y conquista notoriedad al ser uno de los 16 seleccionados –junto a Patricio Mans, Isabel Parra y Víctor Jara- entre numerosos participantes, al Tercer festival de la Nueva Canción Chilena, 1971. Con el tema “Me gusta lo que ha pasado”

Durante los años 1972-73 se convierte en fundador y primera voz del Conjunto Popol Vuh que al poco tiempo adoptaría el nombre definitivo de AYMARA. Corre el año 1976 cuando junto a otra gente –también inquieta por la cultura- fundan el movimiento cultural CACTUS, en la Universidad Técnica del Estado, -donde cursa estudios de Ingeniería Química- y que se convierte en el origen de la resistencia cultural universitaria a la dictadura.

Autor de numerosas canciones, entre las que destaca “Hombre del Sur” se inscribe dentro de la corriente principal de El Canto Nuevo, y debuta en formato long play bajo el titulo de “Cantor de Oficio”, que al año siguiente -1978- obtiene El Premio Alerce.

En 1986 Produce “Retratos” entregada al Sello Alerce -que tras la muerte de Ricardo García, edita en forma privada-.

Actualmente incursiona en el Tango y la Poesía.