Pandora

Como el mito no pasa de ser una caótica caja de sorpresas.

Sí, estudió literatura y filosofía en instituciones que se le aparecen como “de cartón” (PUC) Una vez erradicada toda certeza la universidad de la vida es la única que se le presenta como posible, no cree saber mucho, más bien nada. Sólo posee una insaciable curiosidad aguijoneada en espíritu crítico.
La invitación es a hacernos cargo del quehacer cultural desde la sorpresa, descorrer el velo de prejuicios para jugar a ser niños otra vez. Descubrir junto al lector las distintas capas que pueblan el imaginario colectivo para desmenuzarlo, aprender a crear nuestro propio mapa, siempre flexible, siempre caótico, siempre sujeto a la prueba del tiempo y de la nunca bien ponderada duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *