La gente debiera hablar -Crisis del sistema político

Por Rodrigo Chávez

Retrato de la Burguesía  David Alfaro Siqueiros

Retrato de la Burguesía David Alfaro Siqueiros

La gente debiera hablar
de la vida que queremos
para evitar que el dinero
nos rompa con su crueldad
todos podemos cambiar
este sistema indecente
insuflar vida turgente
a esta tierra devastada
somos todos la atildada
y gran voz constituyente. Décima Compuesta por Genaro Prieto

Ya resulta un lugar común y además frecuente hablar de la crisis del sistema político, y que se expresa de variadas formas: la escasa adhesión y prestigio de los partidos políticos, como así también del congreso y sus integrantes, la elevada abstención electoral los casos de corrupción y tráfico de influencias y un larguísimo etcétera, que esta demás repetirlo ya que diariamente la prensa  se encargan de recordárnoslo.

Los dos últimos escándalos (Penta y Nueragate) ya no empatan posiciones, se suman al largo listado que se viene acumulando desde hace tiempo e involucran a toda la clase política (o casta como la llaman los españoles) y estos nuevamente vuelven a buscar una salida en la que ninguno de ellos salga perjudicado. El último anuncio del gobierno de crear un “consejo asesor presidencial” en donde “estén todos representados” no es más que el resultado de la ofensiva de la derecha al decir que aquí estamos todos (los políticos) involucrados, por lo tanto: veamos cómo nos salvamos todos, y la gente observando escéptica a la distancia.Politicos

Y efectivamente están todos involucrados. Es evidente la distancia con que los ciudadanos vemos el actuar de la clase (o casta) política, es también evidente el desprestigio de los partidos políticos y que arrastran detrás de si, a todas las instituciones en donde estos están presentes. Los partidos políticos lejos están ya de ser una vía por la cual se expresen las necesidades de la población, no son convocantes, su “relato” solo se acomoda a las distintas manifestaciones de malestar ciudadano y su respuesta varía de acuerdo a que estas exploten con mayor o menor intensidad. Es escasa su inserción en el débil tejido social y ninguna su intención de fortalecerlo, es más, ven a la organización social solo como una trinchera a conquistar y por lo tanto como una bandera más que agregar a su mapa de influencia política. En definitiva los partidos políticos se están transformando progresivamente en una maquinaria de defensa de intereses particulares y corporativos, que cada vez más los asemejan, y duele decirlo, al funcionamiento de algo parecido a la cosa nostra.

No se trata evidentemente de eliminar a los partidos políticos, son necesarios y parte importante del sistema democrático, pero dada la institucionalidad vigente que les otorga un tremendo poder e influencia en todas las instancias  en donde debiera expresarse la ciudadanía, los está transformando, y muy lamentablemente, en un elemento de desprestigio del sistema democrático en lugar de fortalecerlo.

La crisis, por tanto, es más que solo de la política, es tan profunda que abarca toda la institucionalidad y la solución está planteada una y mil veces: Asamblea Constituyente.

Pero en esto no debemos quedarnos cortos, ya ardua es la discusión de como convocarla. Pero también tenemos que ir configurando propuestas precisamente para subsanar la distorsión señalada anteriormente y que le otorguen al ciudadano el protagonismo buscado. Mecanismos ya existen y han sido probados: La Revocatoria de Mandato, e Iniciativa Ciudadana de ley y Plebiscito Vinculante. Todas estas a implementar a nivel central pero especialmente a niveles comunales dado que es a nivel local en donde más directamente se relaciona el poder político  con las necesidades inmediatas de la población. Y para los que creen que estas propuestas son una especie de perversión anarquista, citamos algunos ejemplos de países en donde son práctica ya antigua: Suiza, Estados Unidos de América en más de la mitad de los estados, Alemania  y sin olvidar ejemplos más cercanos como Bolivia y Ecuador, y esto solo por mencionar algunos.

 Es indudable que medidas como esta no van a ser aceptadas por la clase (casta) política. Obvio, ellos tienen el sartén por el mango y naturalmente no van a querer soltarlo. Y son cada vez más los que se quieren subir a sujetar el sartén.

asamblea-sociales

Pero también hay que configurar otros elementos. Como se decía anteriormente dura es la discusión de como convocarla, el plebiscito pareciera la opción más consensuada, pero sea cual sea el cómo se convoque esta tiene que ser una expresión genuina del constituyente originario: el pueblo y este en su acepción más amplia: todo aquel que habita el territorio chileno.

También tendríamos ya que  empezar a discutir la forma en que se elegirán los constituyentes y tiene que ser de una manera en que estemos todos, pero todos representados y especialmente los miembros  de la sociedad civil.

Otro tema no menor  será, como se financia  el proceso de tal forma que asegure la representación y difusión de las distintas propuestas, de forma equilibrada y no influyan solo aquellas que ostentan un gran poder económico tras de sí ya  que esta ha sido la práctica de los últimos tiempos.

Si partimos resolviendo el problema de fondo y nos damos un nuevo contrato social expresado en una nueva constitución, y desde este marco ir resolviendo las especificidades tales como la relación del plata y la política, podemos llegar a buen puerto, si no es así, todo lo demás es solo un parche y puede suceder lo que ha dicho Fernando Atria: si no es por las buenas, en algún momento va a ser por las malas, en el sentido en que la actual institucionalidad es un traje que a la ciudadanía le está quedando chico al cual se le están rompiendo las costuras por todos lados. Y en la medida que la ciudadanía siga creciendo este se puede romper en mil pedazos.

 

5 Responses to La gente debiera hablar -Crisis del sistema político

  1. Paralelamente se debe debatir y determinar cuales son las materias constituyentes.
    Debemos caminar y mascar chicle a la vez.

  2. Moisés Scherman dice:

    El pueblo debiera hablar. “La gente” es un eufemismo de la Concertación !!!

  3. Juan II dice:

    En la actualidad, la mayoría de los chilenos es partidario de convocar a una Asamblea Constituyente, sin embargo, de no existir una poderosa movilización popular, una convocatoria al pueblo, como constituyente, será una tarea muy ardua.

  4. Julia Rioseco dice:

    Yo pienso que la clase política no existe…existen los políticos al servicio de la clase…y lo real es que por muchos años o muchas elecciones una tras otra, el pueblo chileno vota por los representantes que no los representan.votar por un programa? pocas veces…Por otro lado ver la forma de construir la nueva constitución es correcto, pero también ver el fondo, los contenidos,del que nadie habla…que cosas requerimos de una nueva constitución? que derechos son irrenunciables? cual es el rol del estado en el proyecto país que queremos, ¿que debe quedar cautelado en la nueva constitución? como proteger los recursos naturales en ella?… la forma es el instrumento que debe garantizar que aquello que queremos y necesitamos, este….si no hay fondo, si no esta sobre la mesa que queremos, si no esta visibilizado, si eso no se discute, entonces el instrumento puede navegar a la deriva…es como poner la carreta delante de los bueyes…es mi humilde y responsable opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *