Con Genaro Prieto: “Cantor de Oficio”

Por  Jorge Calvo 

Genaro Prieto: Fundador y primera voz del conjunto Aymara a comienzos de los años 70, proviene de una familia de “musicantes” como él mismo suele afirmar. Su padre, Don Rafael Prieto Sánchez, tocaban el violín acompañado en el piano por su hermana, la señora María Teresa Prieto Sánchez, en los tiempos del cine mudo, en el ya desaparecido y hermoso Teatro ex Rogelio Ugarte, luego ex América y hoy barraca de perfiles de aluminio, en la calle Ñuble, entre Sierra Bella y calle Lira, justo frente a la Plaza Bogotá. El barrio en donde Genaro nace en 1951. Mario Prieto, su hermano mayor sería primer violín de la Sinfónica de Chile y fundador de la Filarmónica de Chile (y padre dela excelente interprete de boleros Carmen Prieto) El otro hermano; Sergio Prieto también violinista viviría una época dorada a lo largo de varias décadas como concertino de la Sinfónica de la Ciudad de Basilea. Y, por estos días su hija Fernanda Prieto ha cosechado éxitos y reconocimientos como violinista clásica. Por tanto no es de extrañar que Genaro Prieto desde temprana edad mostrara un claro y rotundo talento musical, desde muy joven compuso texto y música para canciones y, a la temprana edad de 20 años fue uno de los 16 finalista en el Tercer Festival de la Nueva Canción Chilena cuyo premio consistía precisamente en el honor de ser seleccionado para el Festival, que en esa ocasión fue realizado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la República y las canciones fueron presentadas en el Estadio Chile junto a cantautores ya consagrados de la talla de Víctor Jara y Patricio Manns.

En los difíciles años de fines de los setenta me toco compartir diversos escenarios en actividades culturales con Genaro Prieto y siempre me impresiono la forma en que la gente –el público recibía una de sus canciones que yo considero de primerísimo nivel, y luego, grande sería mi sorpresa cuando ya, a fines de los ochenta, encontrándome en casa de un amigo chileno en la remota ciudad de Upsala, conversando sobre las cosas inolvidables que uno se lleva al exilio, de pronto se pone de pie y me dice: “Mira, te voy a poner una canción…” Presiona un botón de la casetera y comienza a sonar “El Hombre del Sur”… Entonces dice; yo la escucho cada mañana, antes de salir al trabajo y nunca se me olvida quién soy y que hago aquí. Muchos años más tarde, una noche de invierno del 2009, coincidimos con Genaro en una velada cultural con gente joven y algunos ilustres desconocidos, y Genaro sin decir que él había compuesto esa canción, va y la canta; entonces, cuando los últimos acordes aún vibran en el aire- uno de los hombres mayores presentes en la reunión dice: A mi suegro le encantaba tanto esa canción, que cuando falleció, mi mujer hizo tallar unos versos de la canción en el mármol de su tumba” sus mano su voz  su equipaje la simple verdad de la flor -y termina con esta frase- nunca he sabido quién es el autor de la letra. No podía creer que fuera el mismo Genaro Prieto, que acababa de cantársela en vivo, ahí presente…

Genaro Prieto ha conversado en exclusiva con Cactuscultural.cl

Cactus: Supongo que el haber nacido y crecido en el seno de una familia tan musical tendría una fuerte influencia en tu formación posterior, comparte con nosotros alguno de tus recuerdos o anécdotas relacionada con tu infancia…

Carmen Prieto

 Antes de contestar tus preguntas  Jorge  debo agradecer tu preocupacion y vital tenacidad por hacer de esta pagina una pagina de memoria, y , advertir  a los lectores que esta es mi version  desde adentro, desde la sangre, sin duda, son mis recuerdo y mi aporte, y son mis amigos los que encontraran aqui

Genaro Prieto:  Todos los días se escuchaba un violín en casa, a veces Mario- mi hermano mayor que ya no vivía con nosotros- y que llegaba a las “Cazuela de los lunes” que mi mama mandaba a preparar- , y, otras veces, Sergio, que vivía en casa… Pero no solamente había música, también pintura y hasta letras de mi hermana. Nora, estudio pintura en el instituto secundario de artes de la Facultad de Arte de la Universidad de Chile, allí conoció a su esposo Carlos Maldonado Valenzuela, Pintor, Crítico de Arte, escritor y poeta. En aquel tiempo yo crecí oyendo historias de la literatura mundial que Carlos contaba a sus hijos y entre ellos yo, “El viejo y el mar” que en sus palabras, tomaron la dimensión titánica con que Hemingway dotaba a sus héroes, y fui víctima de una transformación. Desde allí en adelante los hombres y mujeres que canto son así, o deseo que sean así, hermosos y verdaderos, en su inmensidad.

Igualmente la simiente ha seguido, y ahí tenemos a  nuestra gran interprete de Boleros Carmen Prieto Monrreal con mas de 11 CDs grabados en el país lo que es memorable, hija de mi hermano mayor Mario. Y también Fernanda Prieto Martinez, Violinista, hija mia,  Lorenne Prieto Gonzales, Actriz, Milene Prieto Gonzales Violinista y Monserrat Prieto Cabezas Violinista. Todas hijas de mi hermano Sergio Prieto

Cactus: ¿Cuándo compusiste tu primera canción y en que te inspiraste?

Genaro Prieto: Mi primera canción se llamó “La maestra”, y la compuse para un Festival de la Canción de la Escuela Experimental “El Salto” donde fui a parar el año 1967 desterrado del Valentín Letelier… Y, te voy a confesar Jorge que fueron las circunstancias que me exigieron hacer algo de “provecho” con mi “bagaje”. Me refiero a que allí, comencé a tocar la guitarra y a componer canciones. Mira, yo era el hijo menor de padres bien viejos; el conchito como se dice… Y yo era más bien algo ganso…
Esta escuela era mixta, fue lo mejor que me paso en esos años, llegó como llegan las cosas que te van a marcar, sin aviso y de a pié.
Imagínate, algo tenía que hacer el recién llegado para ganar las simpatías de esas bellas compañeras de curso.
En la primavera de ese año se celebró el aniversario de la escuela y se programó toda una semana de actividades deportivas y culturales, Torneos de Ajedrez, Concursos de Afiches y de Cuentos, y un festival de la canción. Mi motivación era tan grande que participé en todo. Mande un cuento, un afiche, y una canción.

“La maestra” fue la más premiadas de mis canciones, ya que conseguí popularidad y varios premios. El más grande premio fue conocer a Paula, una compañera de esos años y luego casarnos. Paula es madre de Claudia y Mario, dos de mis hijos.

A saber…, 1º en el Festival de la Escuela Experimental el Salto, 1º en el festival de colegio María Teresa Cancino, de las HH. Mercedarias del Santísimo Sacramento, 3º en el festival de la Municipalidad de las Condes, 1º lugar en los Estudiantes Cantan, el año 69, que se realizaba en el canal 9 de televisión, en esa época de la Universidad de Chile. Todo eso me hizo muy popular y llegue a ser presidente del Centro de Alumnos… Cargo que ocupé por una hora, pues abdique a favor de un compañero socialista que venía de sacar la segunda mayoría y que fue un gran amigo, luego estudiaría periodismo y más tarde, dentro de sus logros, se destaca la filmación del ataque incendiario que sufrió Carmen Gloria Quintana a manos de personal del Ejército y civiles… “La maestra” es una canción que compuse en recuerdo de la Señorita Carmen Bustamante, mi primera profesora, una bellísima señora de tez blanca y mirada azulita, y labios pintaditos de rojo, ella me enseñó a leer en la Escuela Publica Nº56,  donde curse mi preparatoria entre los años 1956 -1961..

Cactus: cuéntanos a cuales cantantes o compositores consideras tus principales influencias y por qué,

Atahualpa Yupanqui

Quelentaro

Genaro Prieto.: Comencé cantando zambas Argentinas con mi primera guitarra y los tres acordes que atesore por un buen tiempo; La, dominante de LA, y Re. Yo fui ñequedidacta, a pesar que mi viejo y mis dos hermanos sabían leer música, yo nunca hice curso alguno. la historia es que yo nací cuando mi padre tenía 51 años, yo lo conocí con la cabeza blanca en canas, mi hermano mayor me aventajaba por 21 años y cuando yo nací ya no vivía en la casa paterna, Sergio me llevaba por 6 años toco en la Orquesta filarmónica a los 14 años de modo que cuando yo tuve edad para la música él ya no estaba en Chile. Pero al final de cuentas los tres hijos varones del Don Rafael actuaron profesionalmente en las tablas del mítico Teatro Municipal de Santiago: Mario en los 50, Sergio en los 60 y yo con Aymara en los 70. Mi gran influencia en el comienzo fueron discos de los Artistas Argentinos, que mi hermano Mario atesoraba, Eduardo Falu, Atahualpa Yupanqui, Los fronterizo, Dávalos, Ariel Ramírez y La Mercedes, inmensa…

Sin duda también influyeron en la formación de mi espíritu y en los rudimentos de lo que sería y es el pozo donde irían a beber mis canciones, mi cuñado Carlos Maldonado, y mi madre Berta Palacios Olivares. Ellos se pusieron a trabajar por la candidatura del Dr. Salvador Allende en el 64, cuando la consigna era “La tierra para el que la trabaja“. Recuerdo que Carlos pinto en una mesa de ping-pong a un campesino empujando un arado acompañado de su mujer y su hija donde versaba este Slogan, que luego estuvo mucho tiempo sobre la peluquería que tenía mi madre, en Lira esquina Ñuble.
Empiezo a conocer a Violeta, la Música Cubana. A final de los 60 y comienzo de los 70.

Victor Jara

Patricio Manns

Ocurre que yo empiezo a componer con las influencia que ya te destacaba, a las que se agregaron Víctor Jara, Patricio Mans, Quilapayún, Quelentaro, Ángel e Isabel Parra, Víctor Jara, Rolando Alarcón, Kiko Álvarez. Con Víctor compartí escenario de una manera muy curiosa a comienzos del 71. No recuerdo bien; Víctor ya era desde hacía años una celebridad de la nueva canción chilena (Ganador del 1º festival de la Nueva Canción Chilena el 69) Además tenía una extensa trayectoria en el conjunto Cuncumén; la cosa es que asistimos al teatro de la Ciudad de Rancagua en una celebración de las Juventudes Comunistas de Chile, él como numero principal de la velada, yo en el público con mis compañeros tarareando sus canciones y las consignas de esa época. Y, cuando sube al escenario canta “El hombre es un creador” -esa canción fue grabada con música de peineta- no sé si te recuerdas… Bueno, el comenzó y a poco andar, naturalmente, solicita que alguien toque una peineta… Atizado por mis compañeros de la UTE subí con mi peineta y un trocito de papel y lo acompañe. Nada presagiaba que dos años más tarde lo tendría por última vez cerca de mí, la mañana del 12 de Septiembre de 1973 cuando fuimos sacados de nuestra Escuela de Artes y Oficios por los soldados y conducidos al Estadio Chile donde seria torturado, mutilado y asesinado. En el mismo recinto que dos años antes nos acogió en el 3º Festival de la nueva canción chilena, en 1971

Trío Lonqui

También tuvieron una gran influencia en mi Nano Acevedo, Richard Rojas, Gastón Guzmán. Con ellos compartí escenario y composiciones. Hay un antes y un después en la vida de todos nosotros Jorge, tú lo sabes bien; un antes y un después del Golpe Militar para los que se quedaron en el país. Junto con truncarse la vida carnal de muchos compatriotas, el alma del pueblo tuvo que esconderse, su poesía, el alma popular y su canto pasaron a la clandestinidad, nuestros valores quedaron proscritos. Y, por mucho tiempo, el canto se arrastró como un murmullo, los escenario entonces fueron cambiados, ahora se cantaba con sordina, en casas, ocultos en el toque de queda, reconociéndonos de nuevo, tocándonos sin llegar a comprender del todo quién se había llevado la vida y por qué.

Cactus: Tercer festival de la nueva canción chilena: cuéntanos los detalles, cuándo sucedió, quien convocaba, había jurado, quienes eran los jurados, dónde se cantaba, la reacción del público, cómo te sentiste… Cuál fue la reacción de tu entorno

Genaro Prieto: Bueno el 3º Festival de la Nueva Canción chilena fue el más desdibujado de todos y por una razón muy simple. Chile empezaba a sentir la sacudida, y la oligarquía y la derecha se jugaban el todo por el todo para bajar al Gobierno Popular de Salvador Allende. En la otra esquina los obreros, intelectuales y artistas se jugaban por defenderlo. Entonces yo veo que esta situación de tensión que se vivía influía en todo y por supuesto, los compositores escribían bajo esta presión, y quizá por eso no mantuvieron la calidad musical y poética que se esperaba. Claro que los estudiosos de este asunto, que no son muchos ni muy versados, esgrimen solamente como argumento que el 3º festival tuvo escaso público. Pero a mí esto me parece coherente con la situación que se vivía, en la medida que Chile empezaba a caminar por sendas muy complejas, que acabarían llevándonos al cruento final que todos conocemos. El canto tenía mucho de trinchera, acaso más que lo que todos desearíamos de una obra artística. Sin ir tan lejos, te comento que asistí al mismo estadio Chile en el invierno de 1973, el público éramos 25 jóvenes y en el escenario actuaban: SilvioRodriguez, Noel Nicola y Pablo Milanes ¿te imaginas? Tú se lo comentas a los jóvenes trovadores de hoy y no te lo creen.

“Me gusta lo que ha pasado/ Como a mis manos tu cuerpo/ Como a la tierra la lluvia/ Como al palomo la luz”… Con estos versos había yo saludado lo que aconteció en las urnas en septiembre de 1970

Rafael y Genaro

Pero, en fin, estuve en el festival, fui uno de los 16 seleccionados de todo el país, junto a cantantes lustres como Patricio Manns… yo con veinte cumplidos y Pino con 19 años… Los dos más jóvenes…
Era todo un problema enviar la canción, primero había que grabarla. En aquellos días había que tener una grabadora de cinta, que solo los profesionales tenían, o, ir a un estudio. Imagínate, yo solo cantaba con mi guitarra y hasta sin micrófono, pero mi hermano Mario tenía una grabadora Sony… toda un lujo ja ja… El me ayudo a grabar el tema que me costó una enormidad -pues- tenía que agradar a su oído de concertino de la Sinfónica de Chile. Luego de varios intentos lo envié… Yo recién había entrado a la Universidad Técnica del Estado a estudiar ingeniería, y con el trajín de todo joven se me olvido … pero a mi Padre -bromista como no he visto igual – se acordaba perfectamente cuando y donde buscar … así fue que una mañana llega a mi dormitorio y me dice “tu canción no quedo …” Tira el diario encima de la cama y se va…. Yo me fastidie un buen rato, hasta que tome el diario para saber quién de los cantantes que yo conocía había quedado, y así, imagina mi rabia y mi frustración…

!!! Sorpresa¡¡ Mi canción había sido seleccionada…

Cactus: La historia del Aymara; cuéntanos dónde y cómo nace, sus integrantes originales, quienes eran, como deciden hacer el primer long play, dónde graban, cómo seleccionan las canciones, es fácil o difícil, las reacciones del público, los premios que obtiene, etc.

Genaro Prieto: Bueno, como te contaba yo empecé cantado zambas y formé un dúo con Clovis Gonzáles, que se llamó los Challeros. El nombre se le ocurrió a mi partner, provenía de una canción que cantábamos a todo pulmón que era de los Chalchaleros: Había sido domingo’e challa. Con ese dúo cantamos en muchas partes como amateur, corría el año 71 y principios del 72. Nos presentábamos en liceos, fiestas del barrio, en los comandos de las elecciones de regidores. Un día fuimos invitados a cantar a unas peñas que se realizaban en una casona de Almirante Barroso esquina Huérfanos, lugar en donde sesionaba el grupo Ali-Chile (Asociación Latinoamericana de Integración Cultural) que era un conjunto de Canto y Bailes latinoamericanos, Sergio Sepúlveda dirigía el conjunto de canto y Sergio Garrido el de baile. Causamos buena impresión pues Clovis cantaba como los dioses y yo no lo hacía mal.., -Pero en alguna parte de esta conversación te dije que el país en esos años vivía momento de decisiones-, pues bien, los artistas de Ali Chile no estaban exentos de estas transformaciones y, a poco andar, nos escindimos para dar vida al Popol–Vuh… Grupo que contó con la dirección de los maestros citados y la mayor parte de los músicos y bailarines. Este grupo comienza rápidamente a destacar. Durante aquel año el gobierno Popular, nos ofrece la oportunidad y la responsabilidad de realizar presentaciones en los meses de julio y octubre en el Teatro Municipal de Santiago.

Me acuerdo que el 1 de mayo de 1972 nos encontrábamos cantando y bailando en el escenario que se había levantado para celebrar el día de los trabajadores cuando hace su aparición el Presidente Allende. Tuve la agradable experiencia de estrecharle la mano al compañero Presidente al recibirlo en el escenario.
En los primeros meses de 1973 el Conjunto de Canto comienza a grabar un larga duración para el sello IRT, bajo la dirección artística de Julio Numhauser (Amerindio) canciones entre las cuales estaban, Daniel Daniel dedicada a Daniel Viglieti y Por tus ojos de mi autoría, que nunca vieron la luz…
El Golpe Militar, infesto todo el quehacer cultural de la patria, se persiguieron sus cultores y, en la huida, se congelaron todos los proyectos culturales.
Nosotros estuvimos en receso un breve tiempo.

Teatro Caupolicán Junio 1977

Retornamos en marzo de 1974 como AYMARA (tuvimos que cambiarnos el nombre) y, a pesar de las condiciones reinantes en el país, reiniciamos la actividad con un homenaje al gran vate Pablo Neruda, -con muchas dificultades- realizado en el Teatro Municipal de San Miguel. De ahí en adelante, a pesar de los pesares, nunca más nos detuvimos. Cantamos y bailamos en todos los actos solidarios, participamos donde se necesitó una palabra de aliento; peñas, poblaciones y sindicatos. Donde podían los compañeros levantar un escenario para mantener vivo el sueño allí acudía el Aymara, Cantamos y bailamos en todas la poblaciones de Santiago, los pobladores en ese tiempo fueron sometidos a todo tipo de vejámenes muchas veces detenidos por las fuerza represiva del sistema, con mujeres, niños, perros, gatos y curas.

El conjunto Aymara fue lo mejor de mi experiencia de creación, artística y de vida, aprovecho aquí y ahora para hacer un público reconocimiento a nuestro director Sergio Sepúlveda, guitarrista arreglador y compositor, a Nany Argandoña, por su hermosa voz y calidad interpretativa, a Nano Aguayo nuestro incansable motor, y Jorge Rojas brillante percusionista.

El Aymara, rindió su examen en el concierto de la lucha contra el dictador, y desde los primeros días sentimos siempre el cariño de la gente, éramos de ellos, del pueblo, sufríamos la misma discriminación, compartíamos su miedo y su esperanza, fuimos su coraje y su desaliento. Hicimos el “Cantor de Oficio” con el Sello Alerce, y se escuchó en todos los hogares de los exiliados, de los expulsados, que en nuestro canto se sentían cerca del pueblo y su lucha.

Nunca estuvimos en el Festival de Viña.pero si en en el  festival de la Patagonia el año 76, personalmente estuve en todos los  festivales de Folclor que se hacen en el  pais

Canciones seleccionadas y Programa Alerce 1977

Sigue este link para ver todo el programaPrimera Fiesta del Canto Popular

 

Cactus; Cómo nace “El hombre del Sur” en qué te inspiraste, cuando la compusiste, fue difícil, a quién la escucho primero, cuál fue su reacción.

Genaro Prieto:“El hombre de sur” nace en el año 1976. Son muchas las canciones que ven la luz en esta época… Nacida para la gente común que quedó viviendo en un total desamparo, producto del terrible golpe al alma republicana. Nació para las familia truncadas y como una respuesta al odio y la discriminación que estábamos sufriendo todos

Miguel Davagnino y Ricardo Garcia

Yo vivía en Madrid con Ñuble y mi padre tenía una serie de ranchos que abarcaban una cuadra completa, hasta la calle Lira. y arrendaba locales comerciales. Uno de esos locales era de mi amigo y compañero el dramaturgo, escritor y poeta Mario Villatoro que -para poder morfar, como dicen los Che- tenía junto a su mujer Yolanda un puesto de retazos de telas. Aquel antro cobijaba al caer la tarde una tribu de intelectuales, escritores y teatristas. Muchachos universitarios de la Universidad Técnica, de la Chile, de la UC, obreros arrancados de sus pueblos, folcloristas, filósofos, actores. Era un oasis de discusión y conspiración, ahí se daban cita toda suerte de opositores al régimen, tú mismo eras parte integrante Jorge y de seguro recuerdas. Bueno, contestando tu pregunta, como todas mis canciones -esta canción también se la mostré a Mario Villatoro. Él siempre fue implacable para juzgar todas las creaciones, de todos los que se aparecían por el temible “Cairo” que para aquella época venía siendo una suerte de Casablanca. Cuando termine de cantar quedamos en silencio –y ojo, sólo esta única vez, en este único caso, su silencio fue completo- Creo que solo hizo una sugerencia con un verbo. Luego se incorporó, salió del local, atravesó la calle Ñuble y regresó con una botella de vino tinto “ Santa Emiliana”…. Ufffffffff todo un lujo.

Pero luego se la mostré a Ricardo Garcia, interpretada con  Aymara. Y él, junto con aceptar producir “Cantor de Oficio” seleccionó esta canción para La Primera Fiesta del Canto Popular, organizada por el Sello Alerce, en el Teatro Caupòlican. Muy bien impresionado con nuestro trabajo y en particular con “El Hombre del sur”, Miguel Davagnino nos invitaría muchas veces a su programa “Nuestro Canto” que se transmitía en la radio Chilena, el hace la presentacion  de nuestro larga duración.

Pienso que esta canción es una metáfora sobre el hombre que llega a la ciudad y no puede… No basta con la inmensidad que es su ser. No basta con su hermoso equipaje. No basta con que abandone su tierra y llege a otro sitio y espere y trabaje y entregue todo lo que puede entregar. No basta, al final termina con sus huesos bajo una tierra que no es para él más que mortaja en su descanso final

A mi modo de ver con los años, esta es una canción que interroga sobre la razón de existir- si hubiese alguna- además de la férrea tozudez que todos heredamos en el viejo paraíso. Este “hombre del sur” nos advierte sobre el desamparo, de los que no tienen más que sus manos. Este hombre que bien puede ser del norte, este hermoso Don Nicanor como todos los hombre, camina y trae su equipaje y sus sueños como si en su tierra ya nada estuviese a salvo. Pero todo ya todo está ocupado, y él no tiene lugar ni pertenecía, (ni siquiera la que sentían un siervo al oír las campana de la catedral en la Edad Media) Esa es la causa de las historias de los exiliado que sabemos, hombres con sus familias que escucharon la canción en su exilio. Desterrados como Don Nicanor. Sintieron en el Hombre del Sur su Patria …En las construcciones de Santiago quedo tu luz, padre mío… un hambre de pertenecer…

En 1978, el tema “Hombre del Sur”, se hace acreedor al premio “Alerce”, galardón otorgado a la mejor creación artística de ese año.

Gracias Genaro.

____________

10 Responses to Con Genaro Prieto: “Cantor de Oficio”

  1. Jorge dice:

    Una gran entrevista y además necesaria, abre una ventana para comprender en perpectiva tantas cosas que hemos vivido y que la memoria tiende a olvidar…

    Además estoy convencido que la canción “El Hombre del Sur” -que no tiene nada que envidiarle a “Volver a los 17” o “Arriba en la Cordillera”, deberia estar dedicada al “Viejo y el Mar”, ya que en su paradoja al final refiere un asunto equivalente. Eso es algo nos sucede a TODOS y por eso es UNIVERSAL

    Todos, absolutamente todos -sin importar de donde venimos- llegamos
    a la vida a ganar un lugar, y damos lo mejor que podemos dar, y en el esfuerzo se nos consumen los sueños, las energias y la vida.

    Al final del día, esta terrible máquinaria que es la ciudad y el sistema, nos arrebata todo; hasta la luz de los ojos.
    Y, a pesar de entregar nuestro mejor esfuerzo completito; al final
    nos aguarda tierra ajena…

    Aqui nadie gana, ni siquiera los que pueden mostrar sus victorias…
    Se gane o se pierda, vivir consiste en hacer ese esfuerzo, y en eso, me identifica la canción….

    Una vez más gracias a Cactus… “abrebadero del desierto”

  2. Carlos Maldonado dice:

    Un entrevistado de fuste. Su peregrinaje por el canto popular testimonia los claros y oscuros de nuestra cultura tan entrelazada y tributaria de la agitada vida política del país. A los que ya tenemos algunos añitos encima nos retrotrae a una época heroica y muchas veces dramática, donde la música fue un acompañante permanente de los movimientos sociales. Hoy día, sin embargo, la música popular y la música folclórica están de retirada, y da la impresión de que nuevas expresiones artísticas, hoy por hoy sobre todo el cine, están tomando la posta de mantener la memoria histórica del pueblo chileno. Saludos Genaro! Ojalá rescates las canciones viejas, tuyas y de los conjuntos donde participaste, y las pongas a disposición de los lectores y futuros oyentes de este sitio….

  3. Susana Montecinos dice:

    ¡¡¡Que recuerdos querido Genaro!!!, he regresado

  4. NANO AGUAYO dice:

    Que recuerdos compañero Genaro , y agradezco lo fidedigno del trabajo realizado por Jorge Calvo , también me emociona al recordar esos escenarios en donde sentimos personalmente el cariño fraterno de nuestro Compañero Presidente Salvador Allende ,Un Saludo Afectuoso para Genaro Prieto,Sergio Sepulveda,Nanny Argandoña,Jorge Rojas ,Sergio Garrido , y todo el elenco de danza que participo en el Grupo Aymara.

  5. Muy buena entrevista. Rescata recuerdos y reconocimiento de aquellos años en que la expresión popular existía, era profunda actual, dinámica controversial. Genaro con sus hermosas creaciones, encantaba a todos los que escuchábamos sus vivencias convertidas en música, música que nos interpretaba, que reflejaba todo el potencial de nuestra juventud. Toda la esperanza y todo el mundo que se abría por delante para conquistarlo.

    Y después de… el trabajo musical político, la posibilidad de llevar nuestra alegría y las notas armoniosas, lo que no nos habían podido quitar. Y sentir que aquellas personas, las más oprimidas, las permanentemente maltratadas por el régimen, tenían sus remansos de calma durante las presentaciones del Aymará, todos siempre deseosos de compartir la esperanza, que por entonces todavía no perdíamos.

    Gracias Genaro por tus recuerdos y gracias Jorge por la certera entrevista.

  6. Lila dice:

    ¡Tremenda entrevista! Y qué vivencias, gracias por tantos recuerdos y experiencias de valiosos personajes que dejan huellas…

    Saludos.

  7. Amanda Argandoña C dice:

    Esta entrevista tuvo la magia de traer al presente, el pasado. En ese que nos desenvolvíamos con tanta pasión por nuestro canto.
    Gracias Genaro por tus versos. y al igual que Nano, un saludo inmenso a todo el grupo Aymara y a nuestros seguidores incondicionales.

  8. MARIO Y YOLANDA dice:

    Que recuerdos de una época tan terrible y a la ves con gente tan valiosa como el conjunto Aymara y todos los amigos que pasaron por el Cairo fueron momentos que están presente Felicitaciones .

  9. Myriam dice:

    Genaro levanto la historia del grupo,me emocionò hasta la lagrimas ,como olvidar que allì conocì a Enrique y todavìa seguimos juntos,como olvidar que mi hijo gonzalo bailò en mi vientre hasta los 4 meses,como olvidar las noches en la Tranquera, como olvidar los encuentros cantados ,tomados y reìdos en casa de Richard y Esther,en casa de Marcia y de otros compañeros y compañeras. Y lo principal ,como olvidar la lucha clandestina, valiente y limpia de nuestro canto y baile,formando parte de la historia polìtica y cultural de nuestro paìs.Como olvidar a nuestro querido director Sergio,el pelao,su energìa,fuerza,convicciòn,rabia,sonrisa y obre todo su contenciòn
    Los quiero
    gracias Genaro y Nano por esta posibilidad de sentirnos vivos
    Myriam

  10. Julio Miranda dice:

    Genaro: ¿Podrías compartir acordes y melodías de Cantor de Oficio GRANDES TIEMPOS, MOMENTOS, HISTORIA PURA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *