Category Archives: Sociedad

Chile, amnesia colectiva

Por Eduardo Contreras

¿O es que una parte del país se ha vuelto loca? Porque el homenaje a Agustín Edwards en el Senado, la misma institución que la dictadura disolvió con el aplauso de Edwards, supera toda inconsecuencia, servilismo o estupidez de que haya memoria.

El viejo que subió un peldaño

0001 (5)

Una novela de Jorge Calvo

   Acabo de leer esta novela: una joya literaria, conmovedora y llena de lugares – espacios – emociones que te sacuden: El tiempo no solo cura todas la heridas sino que también arrasa sin prisa y sin pausa con la “vida misma”.

Emigrantes

Por Edmundo Moure
emigrantes-de-la-coruna

Éste vaise i aquél vaise,                                                 Este se va y aquel se marcha
e todos, todos se van.                                                     y todos, todos se van.
Galicia, sin homes quedas                                             Galicia sin hombres te quedas
que te poidan traballar.                                                 que te puedan trabajar.
Tes, en cambio, orfos e orfas                                        Tienes, en cambio, huérfanos y huérfanas
e campos de soledad,                                                      y campos de soledad,
e nais que non teñen fillos                                             y madres que no tienen hijos
e fillos que non tén pais.                                                e hijos que no tienen padres.
Rosalía de Castro

Gonzalo Rojas, Todos Somos Poesía (Documental)

Documental de Ricardo Maturana.

“Los verdaderos poetas son de repente: nacen y desnacen”. Este verso de Gonzalo Rojas fue el que envalentonó al colectivo poético Mal de Ojo cuando improvisó una marcha callejera por el escritor de Lebu. Era el 25 de marzo del 2011 y Rojas, de 93 años, se apagaba en una cama de hospital.

La cinta que verán a continuación  no es el clásico documental que se muestra en tv sobre la biografía del artista, es mÁs bien un registro de una marcha realizada por el colectivo poético Mal de Ojo por el centro de Santiago, la idea de dar un respiro al poeta cuando agonizaba era el puente a engrandecer su larga trayectoria y decirle al mundo que la poesía no muere, aunque el cuerpo ya no esté. Trata también de el interés de la gente en la poesía y que somos capaces de hacer para agradecer esta entrega.

Breve encuentro con Gonzalo Rojas

Por Michael AugustinGonzalo

En octubre de 2005 estuve sentado con él frente al micrófono en los estudios de Radio Bremen, en esa ocasión Rojas leyó con su voz baja y varonil algunos de sus poemas, que yo había seleccionado en mi casa la tarde anterior frente a una botella de vino tinto. Poemas tales como: Catullo y Louis Armstrong, Paul Celan, otros poemas sobre el silencio, el amor y el exilio y sobre el increíble y triste poema de su vida cautivo como un pájaro en Rostock, llamado “Domicilio en el Báltico“.

Los Artistas y el Alma de Chile

Por Gustavo A. Becerra
gonzalo-rojas
A medida que se agudiza, como lo que sucede en nuestro país, los miembros de la sociedad empiezan a perder la fracción de confianza -que todavía no estaba dañada- en las instituciones y este hecho, por reacción en cadena, corroe los cimientos frágiles de la democracia y la convivencia. Cuando las sociedades, en todos sus estratos, viven crisis tan profundas como las que ahora padecen, incluida la crisis de confianza y la espiritual (que es definitiva y terminal), no queda otro recurso que echar mano a las reservas morales.

“Hombres de poca fe, piensen en el cántico” Semblanza de Gonzalo Rojas

 

Por Jesús Sepúlveda

Jesús Sepúlveda Fotografía Francisco Letelier

Jesús Sepúlveda
Fotografía Francisco Letelier

Gonzalo Rojas bordeó la muerte, con ella y contra ella. Sintió ese borde dentado bajo la noche fría del sur, en la soledad del mundo, en la niebla. G. Rojas era sur, olía a sur: voz hecha de adverbios como puentes extendidos sobre el abismo al que se enfrenta la existencia. Ser y existencia eran los pilares sobre los que se fundó su poesía, aunque quizás sean los pilares sobre los que se funda toda poesía. ¿Qué hubo metafísica en él? La hubo ¿ Y pensamiento alemán? También. Además de Rimbaud: ese joven colérico a quien veía como un justiciero dando puntapiés en el hocico de los blandengues.