Aproximación a catorce voces femeninas

Por Bernardo González Koppmann

“En el vacío

me sostiene solo

el verbo”

CTB

Vertebral, antología poética Chile – Rumania, obra publicada por Signo Editorial de Santiago en octubre de 2017, en imprentas LOM, reúne las voces de catorce poetas – Maritza Barreto, María Alejandra Basualto, María Elena Blanco, Margarita Bustos, Damaris Calderón, Fanny Campos, Amanda Espejo, Nora Guevara, María Violeta Güiraldes, Haydeé Herrera, Victoria Herreros Schenke, Pauline Le Roy, Carmen Troncoso y Begoña Ugalde – que vienen a urdir a punta de metáforas, sueños y pesadillas la mirada del ser femenino en nuestra vapuleada, maravillosa y sorprendente realidad chilena y latino americana actual. La imagen en portada corresponde a la obra Mujer de espalda, un llamativo óleo sobre tela de Gustavo Ross, que ilustra acertadamente la poética de los textos. Cada muestra de poemas individuales en este libro va precedida de un retrato de la poeta en cuestión; además, se traduce un poema al rumano de todas las participantes. Como se ve, un libro preparado con esmero y dedicación, lo que se agradece.

En el prólogo Julia Eugenia Martínez pone algunos énfasis, que estimamos necesario reproducir: “Más de la mitad de la población de Chile son mujeres y, sin embargo, no ha sido fácil lograr que su voz sea escuchada en el ámbito público. Con gran esfuerzo, a través de la literatura, ellas cuentan sus historias… Si añadimos a esto que muchos hombres sabios atribuyen a lo femenino un rol pacificador y aseguran que en las sociedades matriarcales no había guerras, es aún más importante abrir las puertas a las voces femeninas y otorgarle el valor que merecen sus palabras”. Es un testimonio, entonces, este compendio, de la urgente necesidad de oír e incorporar la voz de las mujeres en la construcción de una nueva sociedad; sociedad que se levante sobre una mirada femenina de respeto, ternura, fortaleza y capacidad autovalente de un género que históricamente ha sido vilipendiado por la subcultura patriarcal.

Valga mencionar que esta obra ya se había publicado con anterioridad en Rumania, y estamos en presencia de su primera reedición en Chile. Haremos, a continuación, una breve apreciación de cada una de las poetas aquí reunidas, dada la naturaleza de esta reseña.

Inicia la antología Maritza Barreto, quien, sin tapujos, relaciona visceralmente los espacios inter galácticos con el vientre de las mujeres, donde se refugia lo mejor del ser humano en una época posmoderna desbocada.

María Alejandra Basualto, con un estilo espontáneo y cotidiano, alega en defensa de la niña desairada, burlada, engañada, desacralizando mitos y costumbres machistas tan arraigadas en nuestros territorios.

La cubana, con largas residencias en Chile, María Elena Blanco, echa a mano recursos culteranos, de fina catadura, para expresar una vitalidad cotidiana que se esmera por escapar de formalismos cada día más rancios.

Margarita Bustos coge como materia de sus versos el femicidio y el alzáimer, usando intertextos y referencias del entorno inmediato, con un estilo quebrado que puja por encontrar su cauce.

Damaris Calderón, también de Cuba, residente en Chile, participa con dos poemas y una contundente biografía, cuyos textos hacen referencia a una relación filial desde su contexto migratorio. Lenguaje sólido, maduro.

Fanny Campos construye una estética de la prostitución, usando un lenguaje que bordea el coa, violento y deconstruccionista, en un alegato que conmueve por lo crudo y realista.

 

Un cierto erotismo contenido recorre la propuesta de Amanda Espejo, donde alega desde las sombras por una ausencia que la desvela y abandona.

 

Nora Guevara se repliega hasta sus ancestros amerindios para recuperar una identidad ultrajada, un sentido de vida más personalizado, en ciudades nauseabundas cual necrópolis.

En el caso de María Violeta Güiraldes, un cierto desencanto existencial se desprende de sus palabras, donde una poesía intimista le restituye su esencia de mujer, develando una incipiente liberación al interior de un mundo ya agotado.

Haydee Herrera experimenta en su poesía la violencia de género, una disputa ética y estética, otorgándole a dicha resistencia una connotación social y política.

Victoria Herreros Schenke incorpora una visión deprimente, donde la catástrofe cotidiana se enseñorea en el universo femenino, desde la guerrilla doméstica hasta las prácticas sexistas, esclavistas, con niñas menores de edad, tanto aquí como en otras latitudes.

La poesía de Pauline Le Roy se desplaza desde lo conceptual a lo real maravilloso, con una vitalidad avasalladora, desbordante de energía y elementos concretos de su universo onírico, intentando subvertir aquella realidad que la banaliza y deprime.

 

Carmen Troncoso Baeza se sitúa frente al desafío de existir en plenitud como un ser erotizado, que instala su cuerpo como bandera de lucha, recurriendo al verso escueto, fragmentado, sugerente y desafiante como eficaz recurso literario.

Por último, Begoña Ugalde se plantea frente a la realidad con una potente imaginación que inventa universos paralelos, cultivando un lenguaje sobrio y descriptivo con el cual nos propone una forma más humana y verdadera de convivir en el mundo actual.

Para terminar sólo agregaremos que en el Epílogo, Theodoro Elssaca deja bien establecido que la selección estuvo a cargo de Carmen Troncoso Baeza, insistiendo en una tradición poética de nuestro país, incluso en el género femenino postergado injustamente del canon literario chileno. Dice Elssaca que nuestras poetas han descolado “desde mediados del siglo XIX, como: Rosario Orrego, Mercedes Marín del Solar, Inés Echeverría (Iris), Teresa Wilms Montt, Marta Brunet, Emma Jauch, Stella Díaz Varín y la poeta y primer Premio Nobel de Literatura, de Iberoamérica, Gabriela Mistral, legado que continúa en estas catorce poetas actuales, médula espinal, eslabones de una misma cadena de concordancias, cuya lectura se hace imprescindible”.

“Vertebral, antología poética Chile – Rumania”

Signo Editorial, Santiago, 2017, 120 páginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *